El Carnaval Cotabambino es la expresión cultural más importante que manifiesta la provincia de Cotabambas, a través de sus qhaswas (voz quechua: canto) y danzas de cientos de pobladores que viven la tradición de sus carnavales. Esta masiva participación se pone de manifiesto en el T’ikapallana (acopio de flores), escenario que agrupa a mujeres y varones en el lugar predilecto del Porotopampa. De aquí que, en 2014 el Ministerio de Cultura lo declarara Patrimonio Cultural de la Nación.

Ay, se nota que son de Lima, dice la mujer de los desayunos en modo de reprimenda, como si venir de la ciudad explicara o fuera la razón principal para que ese par de viajeros -entusiastas, empeñosos, ¿sin suficiente físico?-, decidiera emprender camino –un camino que, según cuentan, es exageradamente empinado- justo cuando el Sol brilla de lo lindo en el cielo.

El instinto viajero nos lleva una vez más a recorrer parte de nuestro inmenso Perú. Es así que llega a nuestros oídos “Cascas” y decidimos enrumbarnos hacía allá.

El destino era incierto, ¿dónde ir? era un albur. La naturaleza jugaba con nuestras ganas de conocer lugares nuevos y descubrir un poco más de nuestro hermoso Perú; descartado el centro por la falta de pase en las carreteras, ir al sur y fotografiar las maravillosas playas que se ubican en la costa de Arequipa nos seducía y mucho; sin embargo el destino nos llevó una vez más y sin planearlo, a Trujillo, la ciudad de la eterna primavera.

Su difícil acceso la hace la fruta prohibida, pero una vez que llegas allá entiendes porque vale la pena hacer este viaje. Sea por la impresionante fortaleza de Kuelap en la cima de una montaña, cualquier semejanza con Machu Picchu es mera coincidencia, o por las impresionantes cataratas de Gocta; Chachapoyas es el destino de moda.

Salir de Lima para poder llegar a un pueblo ubicado entre los cerros andinos de Cajamarca con un recuerdo muy vago de cómo eran sus calles, sus paisajes (llegaba después de 24 años) pero siempre teniendo presente la calidad de las personas que conforman este hermoso pueblo y al bajar del bus poder ver que la amabilidad de su gente del cual soy parte sigue intacta no tiene precio. Durante el recorrido poder disfrutar de los hermosos paisajes de la subida a los más de 2200 metros de altura sobre el nivel del mar es una experiencia única, el camino de 4 horas de Chiclayo a este pueblito de Cajamarca tiene su recompensa…estamos hablando de Huambos “la tierra del ajo macho”.

Cuando termine su visita a la ciudad de Cajamarca, la aventura apenas comienza cruzando sus bellas montañas. Lo primero que me llamó la atención es la vista de la ciudad desde el espiral de caminos cuesta arriba. En las paradas del bus o auto pruebe el queso cajamarquino, famoso por sus variedades de sabores.

Viaje por Perú: CAJAMARCA

Martes, 10 Enero 2017 11:02

Cajamarca es donde todo empezó, en el cuarto de rescate Francisco Pizarro secuestró al inca Atahualpa para iniciar la conquista del Perú. Codicia, traición y muerte mancharon lo que pudo ser el encuentro de dos mundos.

Con aroma de café

Lunes, 28 Noviembre 2016 06:06

Faltan pocos minutos para las 8 de la mañana y en el terminal terrestre de Chachapoyas los pasajeros apuramos al chofer. Nos hemos enterado que cerraran la carretera por mantenimiento y necesitamos partir para pasar por el lugar de las obras, felizmente luego de 2 horas con 30 minutos llegamos a San Nicolás, capital de la provincia de Rodríguez de Mendoza, sin inconvenientes.

Andahuaylas también es conocida como la ‘Pradera de los celajes’. En las tardes apacibles, el cielo se mezcla con los rayos del sol y forman espectaculares mantos anaranjados, dignos de una postal inmortal. La Directora de la Dirección Sub Regional de Comercio Exterior y Turismo, Dircetur Andahuaylas, Lisethe Espinoza Menacho sostuvo que en este hermoso valle hay más de un tesoro escondido y que se incrementa el número de turistas que visitan la provincia de Andahuaylas, para conocer sus diversos destinos turísticos, su variada gastronomía Y que existe 2 formas de llegar, vía aérea (1hora) y vía terrestre (24 hrs).