Chachapoyas y su fiesta de los pueblos Destacado

De un momento a otro y casi sin darme cuenta, vivo, siento, palpito la euforia de un carnaval inédito, trepidante, fuera de calendario; entonces, se desata una lluvia de pica-pica, mientras la música impone su ritmo contagiante, sus compases alborotados y sus notas afiebradamente bailables.

Hoy al mediodía el Gobierno Regional de Amazonas anunciará en la Cámara de Comercio de Lima, el programa de actividades de la XII Semana Turística Raymillaqta de los Chachapoyas que se realizará del 4 al 11 de junio. Anticipándose a los hechos, nuestro colaborador Rolly Valdivia, refresca una de sus crónicas sobre la fiesta de los pueblos.

Y dan ganas de sacudir el esqueleto aunque uno no sepa hacerlo, aunque uno nunca encuentre el ritmo y sea un completo desorejado. Y dan ganas de despojarse de la cámara y arrojar la libreta de apuntes, para seguir a esa comparsa agitadísima y bullanguera que brinda con guarapo.

Y, claro, también dan ganas de vengarse de esa señora que aprovecha el pánico, el barullo, el tole-tole, y se acerca con tremendo desperpajo e impunidad, para abofetearte y embadurnarte la cara con talco.

Pero no hay venganza que valga, total, el carnaval tiene cierto parecido con la lluvia y es que cuando se carnavalea en Chuquibamba (provincia de Chachapoyas, Amazonas), todos se mojan o bailan o beben o cantan; en fin, todos se divierten, ríen, jaranean de lo lindo y hasta se enamoran entre el vuelo de las serpentinas, el correr de las botellas y los quiebres de las danzas.

raimi5

La comparsa avanza, vibra, se apodera de la plaza de Armas de Chachapoyas, la capital regional de Amazonas, que hoy se ha vestido de fiesta, de carnaval, de peregrinación, de rituales andinos y amazónicos, para mostrarle a propios y extraños que en estas tierras casi siempre postergadas, los hombres y mujeres luchan por mantener sus raíces y su cultura. Su forma de entender el mundo.

Y esa explosión de color, de danza, de música, de costumbres tan distintas, tan diversas, tan peruanas, son parte del jolgorio desbordante, acaso infinito, del Raymillaqta, la gran celebración, el inmenso pasacalle que reúne y convoca a los pueblos y comunidades de las siete provincias de la región, desatando un irrefrenable vendaval de alegría que atiza el orgullo de los amazonenses, el orgullo de los peruanos.

raimi4

Los sones del carnaval se extinguen pero el jolgorio continúa. Y es que las delegaciones provenientes de la altura y la montaña se congregan en el corazón urbano de Chachapoyas, que durante horas está a punto del infarto por tanto movimiento, por tantas danzas de la sierra y la selva.

Veo a miles de personas bailar con pasión, veo a miles de compatriotas mostrar lo suyo con legítima jactancia. “No es gente disfrazada, no son artistas”, me habían dicho antes del inicio del Raymillaqta de los Chachapoya… y era verdad, todo era auténtico, real, “esto es pueblo, nuestro pueblo”, me comentaría al vuelo uno de los bailarines, en los fragorosos vaivenes del pasacalle.

De puro gusto comparto un traguito con él. ¡Salud, carambas, por Amazonas y su gente!, brindo con entusiasmo, brindo con nadie o con todos, porque el hombre ya desapareció y ahora estoy en medio de una procesión y huele a sahumerio y hay velas encendidas y mayordomos que llevan el “voto chachapoyano”, una especie de estandarte en el que se colocan frutas, panes, tubérculos y hasta pollos.

raimi9

La Fiesta de los Pueblos (traducción del nombre en quechua) se prolonga desde el mediodía hasta la antesala del anochecer, aunque uno quisiera que nunca termine, para que sigan las comparsas, las danzas que representan las faenas agrícolas o la molienda de la caña, también los acelerados y enigmáticos ritmos de la selva.

Sí, que no terminen los cantos, los mohines, los rezos de los hombres y mujeres de Tambolic, de Luya, de Leymebamba, de La Jalca, de Soloco, de Tingo, en fin, de todos los pueblos amazonenses que respondieron al llamado del Gobierno Regional de Amazonas, para mostrar lo mejor de su acervo cultural en el Raymillaqta, un día de fiesta en el que dan ganas de desdeñar el trabajo y unirse a esa comparsa que disfruta de un carnaval fuera de fecha, demostrando que la alegría es capaz de burlarse de los calendarios.

raimi10

A tener en cuenta

Ruta: Chachapoyas, la capital de Amazonas, es accesible por vía aérea desde Tarapoto (vuelan avionetas) o terrestre (20 horas aproximadamente desde Lima). Si desea aligerar el recorrido carretero, vuele de Lima a Chiclayo y de ahí continúe en bus. Hay servicio todos los días.

Altitud: 2 334 m.s.n.m.

Atractivos: Chachapoyas es el punto de partida para visitar la fortaleza de Kuélap, las cataratas de Gocta y Yumbilla, los sarcófagos de Karajía, el pueblo de Tingo, entre otros lugares de interés.

Texto y fotos: Rolly Valdivia Chávez
INFOTUR PERÚ

raimi8

Valora este artículo
(0 votos)
Modificado por última vez en Sábado, 09 Septiembre 2017 17:26

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

lima mentor 327x247loop

Hertz

movil air 340x250

© 2017 Infotur Perú. Todos los Derechos Reservados por GRUPO GLOBAL S.A.C.

Solución web por Pumahostweb