El Valle Sagrado Inca aún tiene mucho por descubrir Destacado

Hace unas semanas atrás el premio Nobel de Literatura 2010, Mario Vargas Llosa, visitó la zona arqueológica de Machu Picchu, Perú, y antes de abandonar el lugar escribió que pese a ser la cuarta vez que estaba en la ciudad imperial aún seguía maravillado por la hermosa arquitectura inca y la belleza artística de la urbe, por lo que deseaba “volver todavía más veces a esta extraordinaria creación”.

Más allá de ser palabras de buena crianza, quienes han estado en esta zona del vecino país saben empíricamente que el escritor no exagera, ya que esta milenaria ciudad tiene atributos de sobra para ser una de las “siete maravillas del mundo moderno” y un destino ideal para quienes quieren conocer sobre las antiguas culturas que habitaron estas tierras, y de paso sentirse un verdadero explorador.

Y si bien Machu Picchu es el destino más popular de esta área de Perú, en su totalidad el Valle Sagrado cada día toma más fuerza como alternativa para los viajeros, ampliando su oferta turística y poniendo en el mapa pueblos y zonas arqueológicas que hasta hace un tiempo no estaban en la oferta tradicional.

Así lo confirma José Concha, Product Manager Latinoamérica en COCHA, quien explica que “la zona del Valle Sagrado lentamente está tomando mayor protagonismo entre quienes eligen visitar Cusco y Machu Picchu. Gracias a su importante papel dentro del desarrollo de la civilización cusqueña es que cuenta con una riqueza histórica que pocos viajeros han descubierto en profundidad”.

“Lugares como Maras y sus salinas; la zona de Moray y sus terrazas circulares, Ollantaytambo, el Mercado de Pisac y otros rincones permiten tener una experiencia completa sobre cómo se desarrollaba la vida de los incas en el área, complementando cualquier visita a la ciudad sagrada y sus alrededores”, añade el experto de la agencia de viajes.

El Valle Sagrado de los Incas corre de forma paralela al río Vilcanota y va desde Pisac hasta Ollantaytambo. En esta área el viajero no solo puede ir a Machu Picchu sino también lanzarse a explorar zonas arqueológicas como Sacsayhuamán (Saqsahuma) que está emplazada a 3.490 metros por sobre el nivel del mar y donde se pueden disfrutar de construcciones en roca caliza e intentar develar cómo sus creadores pudieron moldear una de las piedras más duras conocidas sin la ayuda de mucha tecnología.

Qenko es otro destino ideal para recorrer y asombrarse gracias a sus canales en zigzag y sus extrañas formas donde se adoraba al sol y la madre Tierra. Muy cerca de ahí está la zona de Moray donde los arqueólogos y estudiosos intentan descifrar los secretos de cuatro construcciones circulares de piedra concéntricas que aún no logran ser explicadas en su totalidad.

De ahí, se puede saltar a Ollantaytambo, una zona arqueológica conocida en todo el mundo por ser un claro ejemplo de la arquitectura monumental del pueblo Inca. Su ubicación además es privilegiada ya que domina todo el valle.

Además de estos puntos de interés también se cuentan los pueblos de Pisac, Maras y Chinchero, entre otros, lo que demuestra que definitivamente el Valle Sagrado Inca tiene aún mucho por descubrir.

 

Valora este artículo
(0 votos)
Modificado por última vez en Sábado, 20 Mayo 2017 09:57

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

lima mentor 327x247loop

Hertz

movil air 340x250

© 2017 Infotur Perú. Todos los Derechos Reservados por GRUPO GLOBAL S.A.C.

Solución web por Pumahostweb