EL VIAJE MÍSTICO / Una Aventura de búsqueda espiritual Destacado

Un hombre alto de mágica presencia y vestido de blanco me abre la puerta, dándome con su sonrisa la bienvenida a Casa Qanchay, Casa de Luz, un espacio diseñado para compartir momentos de paz al aire libre, en plena naturaleza. Llegué hasta aquí luego de perderme un rato alrededor del Hotel La Capilla, uno de los puntos claves del mapa para llegar fácilmente.

Después de casi tres años, insertado nuevamente en Lima, volvía a caminar y a sentirme más libre que nunca entre el cielo y las montañas, rodeado de su grandeza. Un regalo perfecto para mi alma. Así fue como llegué al hogar de la familia Tribu Holística, la casa de Papoq y Cristine, dos Magos de la Tierra que acompañan y musicalizan la vida de los viajeros, a través de sus magias sanadoras y las ofrendas que realizan en días de Solsticios y Equinoccios. Ese día llegamos muchas personas, todos, aún sin conocernos, veníamos para compartir una bella ceremonia desde los portales de un Templo Chakana, rodeado de piedras e instalado desde hace 10 años en el plexo solar de una bella morada en Rumichaka.

El aire puro del Valle Sagrado nos envuelve con un abrazo inmenso, etéreo y fugaz como el viaje de un cometa listo para trascender. Poco a poco las personas van llegando a esta casa arcoíris rodeada de naturaleza pura. Desde diversas partes del globo los visitantes aterrizan para comulgar con el espíritu amoroso de la Pacha Mama. Es un día de ofrenda y celebración, momento perfecto para limpiar nuestras almas y corazones. Todos somos recibidos muy cálidamente y mientras el sol del mediodía resplandece, una muchacha australiana se acerca para contarme la fascinante historia de su más reciente liberación.

El 21 de Junio pasado celebramos el Solsticio de Invierno en el hemisferio sur del mundo. Gran momento energético para una nueva alineación con los ciclos de la naturaleza. A los pocos dias, desde la conciencia de la Cosmovisión Andina celebramos la Fiesta del Sol, el “Inti Raymi”, que también simboliza un periodo muy auspicioso para volver a sintonizarnos con nuestro Espíritu, con el Padre Tiempo y la Madre Tierra; el Sol y la Pachamama. Ambos son momentos de alta vibracion para nuestro mundo, precisos para agradecer por lo vivido y lo que vendrá. Sincronías extraordinarias para volvernos a conectar con la divinidad. Momentos planetarios para sanar y renacer con toda la fuerza del Universo

Así es la energía de estos días geniales, de pronto la sincronia nos reúne y se crean situaciones propicias para compartir nuestros procesos. Hay una sensibilidad especial que nos permite reflejarnos en los otros, darnos cuenta de nuestros actos, actitudes, palabras, pensamientos; reflexionar sobre nuestra forma de vivir para abrir un poco más la mente y el corazón. Son eventos muy especiales, fechas energéticas que nos motivan a viajar, a salir de lo concreto y el comfort, reencontrarnos con el viento y la luz de la naturaleza, con hermanos y hermanas de esa tribu ancestral llamada humanidad.

II

Jamás olvidaré ese día. Fue mi primera Ceremonia de Equinoccio en el Valle. Formamos un hermoso círculo entre todos esa mañana y conectamos con la fuerza y la luz del Tayta Inti. Esa mañana nos tomamos de las manos y elevamos las intenciones del corazón al Universo. Fue muy hermoso sentir la conexión y la vibración energética que se creó desde el interior de la Chakana, desde el interior de cada uno de nosotros; experiencias internas para despertar la consciencia, alrededor del fuego y el alma de los prójimos.

Con sonidos sanadores fuimos co-creando un bello momento de sintonización con los elementos de la naturaleza, donde tuvimos la oportunidad de sentirnos a través del poder curativo del fuego, el agua, la tierra y el aire; a través del amor, del abrazo entre los extraños que se acercan y dejan de ser desconocidos. Fue una profunda comunicación con la Tierra, un asombroso encuentro con el Universo que nos habita.

mistico1

En la ceremonia la magia fluye y se van quedando en el pasado los dolores, las tristezas u otras heridas del alma que antes no supimos atender. En algunos momentos que van in-crescendo es posible alcanzar alguna especie de catarsis al sentir los efectos y la fuerza de la purificación. Para todos es una experiencia distinta, pero al final, nos volvemos muy cercanos y, envueltos en una atmósfera de paz infinita, sentí que cada uno habría encontrado algo realmente valioso dentro de sí mismo.

Luego de un refrescante descanso y momento de compartir agua fresca y muchas frutas, subimos al segundo piso para un viaje de luz a través de la música cósmica etno andina que compone Papoq, hombre papacho y músico-terapeuta, quien junto a su compañera Cristine, Maestra Yoga de alma chamana, cocrearon un ambiente relajante único, a través de sonidos sanadores, cantos de medicina e instrumentos diseñados para el viaje de las almas. Así partimos hacia otras dimensiones. Al despertar me topé con la mirada limpia y feliz de una chica de Canadá. Nuestros corazones resonaron juntos y nunca más nos volvimos a encontrar. Fue uno de los despertares más inusuales de mi vida.

III

Los Equinoccios y Solsticios son ciclos del tiemo natural que anclan mucha energía de luz para el planeta. Los mensajes del cielo nos dan la oportunidad de conectar con su origen divino, elevando nuestra gratitud y amor hacia la vida, despertándonos de la ilusión del mundo para re-conectarnos con la esencia infinita y la magia del presente.

mistico3

Vivir y celebrar la vida fuera del tiempo es una experiencia espiritual muy enriquecedora, un arte en sí mismo que nos invita a recordar nuestro origen cósmico. Ser conscientes y tomar más consciencia de los cambios de la naturaleza – y sus efectos psicomágicos en nuestras vidas – es una invitación que nos permite aprender a fluir con ellos y aceptar la realidad de cada momento para comenzar a ser más felices, desde esa atemporalidad donde la vida sucede, donde reside el corazón del tiempo natural, esa frecuencia de vibración alta que nos permite sentir la plenitud de estar en paz, agradecidos y envueltos en amor infinito.

A través de esta ceremonia andina volví a conectar con la magia del espíritu y el amor incondicional de la Madre Tierra, Pachamama, desde una remota casa rodeada de árboles en medio de un universo verde, refugiada desde hace 13 años entre los cielos celestes y las montañas del Valle Sagrado de los Inkas. Actualmente, Papoq y Cristine continúan viviendo en su hogar de Rumichaca, por los sinuosos caminos y paisajes de Urubamba.

Texto y Fotos: Federico Cisneros
INFOTUR PERÚ

mistico5

mistico6

mistico2

Valora este artículo
(1 Voto)
Modificado por última vez en Sábado, 01 Julio 2017 21:54

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

lima mentor 327x247loop

Hertz

movil air 340x250

© 2017 Infotur Perú. Todos los Derechos Reservados por GRUPO GLOBAL S.A.C.

Solución web por Pumahostweb