Cuando no hay margen de error: los 8 aeropuertos más peligrosos para el aterrizaje Destacado

Viernes, 24 Junio 2016 06:05

La gente que suele viajar frecuentemente en avión sabe que a veces pueden producirse aterrizajes bruscos u otras incidencias, como cuando la aeronave atraviesa una zona de turbulencias. Sin embargo, estos problemas son bastante insignificantes en comparación con los aterrizajes regulares que se realizan en algunos aeropuertos del mundo.

A este respecto, le presentamos una lista de los aeropuertos en los que los pilotos tienen que dar lo mejor de sí para que sus pasajeros lleguen a tierra sanos y salvos.

1. El aeropuerto de la isla de Barra, en Escocia

Es el único aeropuerto del mundo que recibe vuelos regulares pese al destacable hecho de no contar con una pista. En esta localización, los aviones aterrizan en la playa, sobre una mezcla de agua y arena.

2. El aeropuerto de la isla de Skíathos, en Grecia

La pista de este aeropuerto es tan corta que a primera vista parece que el avión vaya a aterrizar directamente en el océano.

3. El aeropuerto Internacional de Paro, en Bután

Rodeado por las cimas del Himalaya, esta infraestructura aeroportuaria es una de las más complicadas para los pilotos. Para poder aterrizar en la zona hay que contar con una licencia especial que solo poseen ocho pilotos del mundo. El aterrizaje en Paro implica volar en un entorno plagado de montañas, realizar bajadas y subidas y desviar la trayectoria de vuelo.

4. El aeropuerto Matekane, en Lesoto

Este aeropuerto está ubicado entre altas montañas y la dificultad para el aterrizaje radica, fundamentalmente, en los fuertes vientos de la región. Durante el despegue y el aterrizaje, el avión puede ver afectada la velocidad con consecuencias desastrosas.

5. El aeropuerto de la isla Saba, en el mar Caribe

La pista de Saba mide 400 metros de largo y limita a ambos lados con acantilados que dan al mar. Por esta razón, al aterrizar, el piloto no tiene ningún margen de error.

6. El aeródromo Ice Runway, en la Antártica

Ice Runway es una pista de 4 kilómetros que transcurre entre el hielo del mar de Ross. La infraestructura se utiliza durante casi toda la temporada del verano antártico.

El mayor problema para aterrizar aquí radica en la fina capa de hielo que hace las veces de pista. Esta es la razón por la que el avión tiene que evitar fundirlo más de 25 centímetros.

En diciembre, el hielo se endurece y empieza a resquebrajarse, contribuyendo a que, durante el invierno, la pista desaparezca y sea necesario rehacerla de nuevo de cara al verano.

7. El Aeropuerto Tenzing-Hillary, en Nepal

Es uno de los aeropuertos más complicados del mundo desde el punto de vista de la llegada, por el mero hecho de que, durante el aterrizaje, el piloto tiene que manejar la aeronave entre montañas muy peligrosas.

8. El aeropuerto de Narsarsuaq, en Groenlandia

Incluso los días muy calmados, toda la región alrededor del aeropuerto se convierte en una zona de fuertes turbulencias. Tan solo una media docena de pilotos en todo el mundo tiene permiso de aterrizar aquí, mientras que los despegues y los aterrizajes nocturnos están terminantemente prohibidos.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.