Las pampas de Nasca (Ica), estudiadas hasta su fallecimiento por María Reiche, siguen en los ojos del turismo mundial. Sin embargo, la ciudad que cobija al segundo destino más visitado en el país, después de Machu Picchu, languidece y se expone a desaparecer turísticamente si las autoridades regionales o el propio Ejecutivo no hacen algo para frenar la caída en picada de visitantes que experimenta desde hace unos cinco años.