Homenaje a los trabajadores del camino Destacado

Es Día del Trabajo y evoco a ese porteador, digamos veterano, para un oficio en el que predominan los jóvenes. Él enfrentaba la pendiente más temida del camino inca. Sudoroso y encorvado por el peso, ascendía esforzadamente a esa abra de nombre de espanto que se erige como el mayor desafío para los andariegos que se atreven a retar el sendero que conduce a Machu Picchu.

Donde el autor rememora un encuentro con un porteador, para expresar su agradecimiento en este día, a todos los trabajadores que de una u otra manera lo han acompañado, guiado y ayudado a conocer el Perú

Cuántos años han pasado desde aquel encuentro. Era joven entonces, digamos un principiante en mi oficio de recorrer el Perú. Pero, a pesar del tiempo y los kilómetros andados, siempre lo recuerdo, siempre te recuerdo. Como no hacerlo si en aquella subida empedrada de la que advierten los guías desde antes de dar el primer paso, te diste un tiempito para animarme y decirme que si podía, que siguiera nomás, que ya iba a llegar.

No mentiste. Lo hice. Superé el abra de Warmihuañusca (Mujer Muerta). Arriba te busqué. Fue inútil. Ya no estabas. Bajabas presuroso a pesar del bulto enorme que llevabas amarrado en tu espalda. Ese era tu trabajo. Cargar carpas, mantras, utensilios de cocina, en fin. Un trabajo duro, pesado, demoledor. Un trabajo que los turistas reconocen con un aplauso y una propina en la noche de despedida.

Y si bien hoy no es una jornada de adioses y hasta pronto, me gustaría que estas palabras se conviertan en una ovación para ti y para todos los que acompañan, guían, y facilitan con su esfuerzo los pasos de turistas y aventureros de todo tipo. Recuerdo a muchos, pero he olvidado los nombres, los rostros, los decires de tantos otros que me han permitido conocer y llegar a lugares que jamás imaginé.

Su trabajo ayuda al mío, apoya al mío... inspira al mío. Ustedes son socios, cómplices y, muchas veces, los personajes de mis relatos. Por eso me acuerdo de ti y nuestro encuentro, aunque, te soy sincero, no estoy seguro si te pregunté tu nombre o si nos presentamos formalmente. Lo he olvidado. Total, ya no soy un joven principiante, así como tú ya habrás dejado de ser un porteador.

Los años pasan y pesan. Dejan huellas que muchas veces se pierden y no pueden seguirse. A pesar de eso, me gustaría saber por dónde andarás ahora. Habrás vuelto a la comunidad que abandonaste cuando eras un muchachito. La extrañabas. Querías volver. Lo confesaste en nuestra conversación caminera. No fue lo único. También dijiste que te daba cólera que tus colegas se avergonzaran de hablar el quechua.

Sabían, pero se hacían los locos. Ellos preferían usar siempre el español, como yo prefiero en este Día del Trabajo evocarte a ti y no a otro porteador o arriero con el que haya conversado y convivido. Será que tu historia es parte de mi propia historia como trabajador de las crónicas y las fotos viajeras. No sé si te lo conté, pero esa fue mi primera experiencia en un camino inca... y no era cualquier camino inca.

Años después retornaría a Machu Picchu por el tramo más famoso de la red vial que trazaron los antiguos. Ya no te encontré y compartí la ruta con otros porteadores, aunque no conversé con ninguno mientras subía a Warmihuañusca. Ya no necesitaba palabras de aliento para llegar. Estaba más fogueado, tenía más kilómetros de experiencia. Eso sí, nunca he podido igualar tu bajar presuroso. Y eso que no cargo tanto peso a mis espaldas.

Sabes si volviera a verte, te diría que ya no soy un jovencito y que en mi memoria hay tantas escenas y conversaciones del pasado que, en ocasiones, se me olvida un nombre o no soy capaz de saber si finalmente llegué a preguntarlo. Eso es lo que me pasa contigo y lo siento.

Lo siento mucho, tanto que escribo está relato para que sepas que tus palabras todavía me acompañan, me acompañan tanto que en este día especial decidí revivir nuestro encuentro como un homenaje a quienes de una u otra manera trabajan en las rutas y en los senderos por los que me ha llevado y traído el periodismo viajero en los últimos 17 años. Y serán más… gracias a ti, gracias a todos ustedes.

Fotos y texto: Rolly Valdivia
INFOTUR PERÚ

 

Valora este artículo
(0 votos)
Modificado por última vez en Lunes, 30 Abril 2018 21:22

Aldesa

Hertz

Intorno

© 2017 Infotur Perú. Todos los Derechos Reservados por GLOBALTEX PUBLICIDAD SAC

Solución web por Pumahostweb