Los nevados amantes Destacado

Un grupo de expedicionarios caminamos por la orilla de la laguna Parón, la más grande de toda la cordillera blanca, mientras Mariano Araya, guía de montaña, nos narra la historia de la bella princesa Huandi que quedó transformada en el Huandoy y del apuesto joven, transformado en el Huascarán, nos cuenta cómo dos amantes fueron atados a las cumbres más altas por la ira de un padre que se oponía al amor de su hija; de como las abundantes lágrimas de los amantes formarían las diferentes lagunas de la cordillera y que un día, el dios de los Huaylas se compadeció de ellos y los convirtió en dos soberbios nevados, que se levantaron desafiantes por encima de las cordilleras.

Y la historia es tan impresionante y asombrosa como el color azul turquesa de la laguna. El reflejo de los nevados en las aguas es un espectáculo incomparable, es un amanecer pocas veces visto, ahí están frente a nosotros los nevados, el Paria, el Chacraraju, el Pirámide, el Pisco y a la derecha, la princesa convertida en nevado, el Huandoy. Hemos decidido caminar alrededor de la laguna, la ruta es de 11 km hasta el final para poder contemplar el nevado Artesonraju en todo su esplendor.

La Laguna de Parón, es el depósito de agua dulce más importante del Callejón de Huaylas, está ubicada a en la ciudad de Caraz (capital de la provincia de Huaylas). Esta ciudad se encuentra a 15 km al norte de la ciudad de Yungay y a 67 km (una hora) de la ciudad de Huaraz. Es la capital turística del Callejón de Huaylas, es uno de los destinos ideales para aquellos que buscan experiencias que involucren aventura y naturaleza, de clima amable, donde no se siente mucho frio, así que la probabilidad de sufrir soroche es baja.

A esta ciudad llegan muchos turistas nacionales y extranjeros para realizar una de las más bellas rutas de trecking de la cordillera blanca, la caminata por la quebrada Santa Cruz. Esta ruta tiene desde el abra de portachuelo una de las vistas más impresionantes del nevado más alto del Perú, el Huascarán. También cuenta entre sus principales atractivos un trecking de seis días de camino hacia el galardonado nevado más bello del mundo, el Alpamayo.

Luego de una hora de camino, llegamos a un bosquesito de queñuales. No hay nada como sentir el viento frio en el rostro, sentir el olor de la tierra húmeda, sentir el abrigo de la sombra de estos añejos árboles, especie protegida que crece sobre los 4000 msnm. Un pequeño descanso, un poco de agua y a seguir el camino.

Hay una playita de arena blanca que invita a bajar, el grupo se ha ido separando y los doce caminantes siguen el sendero cada quien a su ritmo; decido bajar, la arena es blanda, pienso que el retorno al camino no será fácil pero la idea de fotografiar el nevado desde la base de la laguna puede más. El retorno al sendero fue como lo imagine, complicado; la arena fofa resbala y avanzo dos pasos para retroceder uno, pero nuevamente estoy en el camino.

Los cuatro primeros llegamos a uno de los afluentes de la laguna Parón, la laguna va quedando atrás y a la mano izquierda se abre el valle para mostrarnos al nevado Artezonraju, la vista es majestuosa, son las 10 de la mañana, casi tres horas de camino nos ha tomado llegar. Carlos, el otro guía, nos dice que casi nadie llega hasta aquí, la recompensa vale la pena. Echados sobre el campo, esperamos al resto de caminantes mientras contemplamos a la princesa convertida en nieve, al blanco más puro del mundo y al cielo serrano más azul que nunca.

Fotos y texto: Luis Yupanqui
INFOTUR PERÚ

Valora este artículo
(0 votos)

Bella Terra Hoteles

Hertz

Movil Air

© 2017 Infotur Perú. Todos los Derechos Reservados por GLOBALTEX PUBLICIDAD SAC

Solución web por Pumahostweb