Ica y Pisco: encuentro con las aves Destacado

Nunca las segundas partes fueron buenas, pero, a pesar de esa máxima repetida y comprobada hasta convertirse en una verdad que nadie discute, me abocaré a la complicada tarea de escribir un relato que contradiga lo afirmado líneas arriba. De más está decir que no será una tarea fácil, mentes más brillantes y plumas de mayor talento, fracasaron estrepitosamente en sus intentos de superar sus versiones iniciales.

Dónde el autor cumple su promesa y continúa con el tema de su crónica imaginada del domingo pasado, pero con la preocupación de que esta historia sobre el avistamiento de aves en la región Ica, no pueda superar al relato anterior porque es sabido que las segundas partes suelen ser una decepción

Dicho esto, es necesario admitir que en mi caso se presenta una condición particular. Hasta ahora nadie ha expresado con o sin entusiasmo que mi crónica fue excelente o espectacular, ni siquiera regular o pasable. Esto facilita la consecución de mi objetivo, porque si la primera parte no cosechó comentarios halagüeños, bastará con un ‘está chévere’ para demostrar que si existen las segundas partes buenas.

Sí, lo sé, quizás estoy exagerando, quizás debería escribir ‘menos mala’ que la precedente, aquella en la que ‘jugaba’ al visionario describiendo mi jornada como observador de aves en el desierto y en las orillas marinas de Ica. Un relato en el que mi imaginación se desbordaba un poquito, generando en algunos lectores la sensación de que fue redactada mientras el autor se encontraba entre Pisco y Nasca.

Y no en sentido literal, claro está, solo en el figurado, ese que hace referencia a los vinos y piscos que se elaboran en las bodegas iqueñas desde tiempos coloniales, porque a este destino de arena y sol, de dunas y huarangos, son pocos los que llegan con binoculares, telescopios o lentes fotográficos de largo alcance para avistar los pajaritos de diferentes tamaños y colores que revolotean, descansan o nadan en el oasis de Huacachina.

Es más, incluso los que vienen con esos aparatos se dan sus escapaditas por los viñedos. Total, no es mala idea brindar por las especies avistadas y por las que se avistarán en las siguientes jornadas, esas que suelen empezar muy temprano. De eso puedo dar fe: seis de la mañana, un grupo de hombres y mujeres se junta, se integra, se prepara para mirar con otros ojos todos los rincones del principal atractivo iqueño.

Soy uno de ellos, pero disto mucho de ser el mejor de ellos. Me demoro en distinguir a los turtupilines que reposan en una rama arqueada, a las santa rositas que vuelan presurosas –me pasa lo mismo con los billetes de tan piadosa mujer– a la lechuza de las arenas que se mimetiza con un árbol, a los pequeñitos mieleritos grises y al inquieto e incansable colibrí de cori que, frenético, aletea de flor en flor para absorber su néctar.

Me va mejor con todas las garzas, las pollas de agua que balancean la cabeza cuando nadan y hasta con los guardacaballos, esas aves de larga cola negra y redondeada que suelen posarse sobre los ganados para quitarle los parásitos que los atormentan. Con ellas soy sagaz y certero, lo cual, debo de reconocer, no es un gran mérito; como tampoco lo es distinguir a las parihuanas o flamencos de los Humedales de Pisco.

Esbeltos y estilizados, sus patas delgaditas, sus picos anchos y curvos y su plumaje blanco y rojizo, las vuelven inconfundibles. Su presencia regocija todos los sentidos. Son tan llamativas que, si tomamos en cuenta el relato de Abraham Valdelomar sobre el sueño de San Martín. En plena siesta, el generalísimo quedó tan impresionado por su belleza que decidió tomar sus colores para crear la primera bandera del Perú.

Pero no las vio aquí, en el sistema de humedales que se extiende frente a las costas de Pisco Playa y San José. Cambio de escenario. Segunda parada del taller gratuito de Aviturismo organizado por la administración del Área de Conservación Regional Laguna de Huacachina, con el propósito de difundir esta actividad en una zona que alberga 44 especies de aves, según el registro de los expertos Pablo Merino y Alejandro Tello.

Ellos saben, ellos conocen, ellos comparten sus conocimientos con guardaparques, estudiantes de biología, profesionales del turismo y hasta con un periodista viajero que trata de demostrar que las segundas partes también pueden ser buenas, aunque vaya uno a saber si lo está logrando, como lograría aprender y entretenerse mirando los árboles, las arenas, los espejos de agua y las orillas marinas con otros ojos, con ojos de birdwatcher.

Una visión distinta que valora a la naturaleza, que enseña a entenderla y apreciarla, que busca preservar el ambiente, que invita a descubrir los lugares desde una perspectiva difrente. No interesa si te demoras en detectar esa avecilla oculta entre el follaje, tampoco si no tienes un telescopio o binocular, lo realmente importante es vivir la experiencia y sentirla por compartir la emoción de admirar un halcón peregrino o un picaflor amazilia.

Y es una sensación tan reconfortante que dan ganas de terminar la jornada brindando con los nuevos amigos o animándose a escribir una segunda parte que, más allá de que si es buena o mala, solo pretende animarlos a aguzar la vista para buscar y encontrar pájaros en la calle, en los jardines, en el parque de tu barrio. Ellos están en todos lados, esperando ser descubiertos, vistos y admirados.

Infodatos

  • Potencial: El Perú es el segundo país del mundo con mayor variedad de especies de aves.
  • Jornada: El taller tuvo una parte teórica la noche del sábado. La salida de campo fue el domingo he incluyó la visita a la Huacachina (en la mañana) y los Humedales de Pisco (tarde).
  • Especies: En Huacachina el grupo avistó alrededor de 18 especies distintas. En los Humedales el número superó las 40.
  • Edición: El Área de Conservación Regional Laguna de Huacachina publicó una guía con información sobre las especies que habitan en la zona.

Fotos y texto: Rolly Valdivia
INFOTUR PERÚ

Valora este artículo
(0 votos)
Modificado por última vez en Domingo, 24 Marzo 2019 09:12
© 2017 Infotur Perú. Todos los Derechos Reservados por GLOBALTEX PUBLICIDAD SAC

Solución web por Pumahostweb