Imprimir esta página

Travesía al nevado Pisco Destacado

Como limeña, nadie nunca me mencionó sobre el increíble deporte que se practica en los nevados de Huaraz. Desconocía el hecho que, para los turistas, la cordillera Blanca es considerada un parque de diversiones, en el cual se pueden practicar diversas actividades de montaña.

En el 2018, cuando decidí realizar dos trekings en un fin de semana; a la laguna 69 y el otro a la laguna Churup, quedé impactada por los hermosos nevados que tenía alrededor, y le pregunté al guía si se podía realizar algún deporte en ellos.

El andinismo, me respondió él.

Fue ahí cuando decidí que algún día intentaría llegar a la cumbre de una de esas montañas.

Así fue como en el 2019 me propuse llegar a lo más alto de un nevado.

En el camino fui conociendo a diferentes personas con mayor experiencia, quienes me ayudaron a organizar mi viaje, ya sea para encontrar a un guía experto como el que me acompaño, hasta la ropa que debía usar y como debía prepararme.

La expedición se desarrolló de la siguiente manera:

• Lunes: salimos en bus desde Lima aproximadamente a las 10pm, con dirección a la ciudad de Huaraz.

• Martes: llegamos por la mañana alrededor de las 7am. Nos recogieron para ir al hotel ubicado en la ciudad de Huaraz, para posteriormente pasear por esta, donde nos aclimataríamos y nos encontraríamos con el guía que me acompañaría en la travesía al nevado.

• Miércoles: para seguir aclimatándonos, nos cambiamos de hospedaje, a uno de mayor altura (3600msnm), cerca la laguna Llaca.

• Jueves: subimos a la laguna Llaca (4474msnm) en carro y bajamos caminando hasta el hotel como parte de la aclimatación.

• Viernes: nos recogieron del hospedaje en la mañana y nos trasladaron hasta el punto de partida, donde comenzaría el trek hacia el refugio Perú. Ascendimos hasta llegar al objetivo, refugio Perú (4675msnm), donde pernoctaríamos esa noche.

• Sábado: salimos a las 11am hacia Campo Alto o Campo Morrena y acampamos a unos 5050msnm aproximadamente.

• Domingo: amaneció nevando y con neblina, pero eso no nos detuvo. Partimos hacia la cumbre, lo que nos demoró aproximadamente cuatro horas y media. Cuando llegamos a la cúspide (5750msnm), para nuestra mala suerte, no pudimos divisar mucho a nuestro alrededor, por lo que descendimos rápidamente hacia Campo Morrena, para luego hacer una breve pausa en un refugio, reponer energías y seguir nuestro camino a Huaraz. En la cuidad comimos, me duché en un hotel y salí de regreso a Lima.

Definitivamente recomendaría quedarse una noche en el refugio antes de volver, ya que, después del ascenso realmente terminas cansado. Sobre todo, si es tu primera vez. Prepararse mentalmente es igual de importante que el entrenamiento físico.

Considero que el andinismo es un deporte muy hermoso del que todos deberían probar por lo menos una vez en sus vidas, y más aun siendo peruanos y teniendo tantas hermosas y vertiginosas montañas al alcance de todos, ya que, además, de la cantidad de montañas, estas cuentan con distintos niveles de altura y dificultad para que nadie se ponga excusas.

Es verdad que es un deporte duro y fuerte, pero vale la pena ¡TOTALMENTE! No solo te enseña lo grande y hermosa que es la naturaleza peruana, sino que ayuda conocerte más a ti mismo y crecer como persona. Este ha sido mi primer nevado y espero con ansias poder realizar muchos más.

Cuando te propones algo desde el fondo de tu corazón todo gira en torno para que realices esa meta o sueño.

Fotos y texto: Valeria Dávila
INFOTUR LATAM

Valora este artículo
(0 votos)
Modificado por última vez en Domingo, 05 Julio 2020 09:32