Despegar: expertos aventuran que sus competidores quebrarán antes Destacado

Despegar, que había llegado a cotizar en la Bolsa de Nueva York en 2017, con una capitalización bursátil mayor a los u$s2.200 millones, hoy vale u$s520 millones, un cuarto del valor que según America Retail tenía en su debut. No obstante, analistas creen que antes caerán sus competidores y que podrá beneficiarse de la quiebra de sus rivales.

Despegar, no obstante, tiene algunas fortalezas que los analistas destacan, entre ellas que es una marca reconocida, y había cerrado el primer trimestre “con una posición de efectivo de u$s222 millones, sin pasivos financieros a largo plazo y solo una cantidad mínima de capital de trabajo a corto plazo”.

Martín Sigwald, gerente de inversiones de Quiena, coincide en destacar la buena posición de caja de Despegar. “Creo que 12 meses deberían ser más que suficientes para empezar a generar nuevos ingresos y que no sea necesario consumir toda esa reserva de efectivo”, opina (Booking despedirá hasta a uno de sus cada cuatro empleados).

Por su parte, José Ignacio Bano, gerente de research de InvertirOnline, también menciona que esa reserva la deja en una mejor posición frente a la competencia. “Otros competidores más chicos quizá no tengan tanto respaldo, tanto por la caja como por la capacidad de endeudarse. Por eso, es posible que le vaya disminuyendo la competencia”, estima.

Asimismo, Sigwald considera como fortaleza la rápida reacción del management para reducir costos operativos. “Apenas detectó que se avecinaba esta caída, empezó a recortar lo más posible los costos operativos. Redujo su staff en casi 500 personas, hubo suspensiones y disminución de horas. Todo en pos de disminuir la sangría operativa de estos meses”, apunta.

En último término, Bano señala que la firma tiene una excelente posición en el mercado y recuerda que recientemente compró Best Day, empresa mexicana que factura más, pero que tiene altas erogaciones que se podrían empezar a recortar mientras continúa el freno al turismo.

No obstante, entre los puntos más flojos, destacan que forma parte de un sector muy golpeado por el coronavirus; tiene un negocio de nicho con pocas chances de reconvertirse; opera en América Latina, que hoy es epicentro de la pandemia; se desconoce cuándo el turismo volverá a la normalidad, mientras se transita por una devaluación de monedas latinoamericanas, lo que encarece los viajes.

Otra cuestión negativa que indica Sigwald es la fuerte emisión de monedas duras en el mundo, que conlleva una devaluación de monedas emergentes y latinoamericanas. “Eso afecta el nivel de viajes y turismo externo”, expresa, y agrega: “Para atraer a los clientes, las empresas de turismo van a tener que bajar sus márgenes para ofrecer precios más competitivos”.

Valora este artículo
(0 votos)
© 2017 Infotur Perú. Todos los Derechos Reservados por GLOBALTEX PUBLICIDAD SAC

Solución web por Pumahostweb