Imprimir esta página

London City se convierte en el primer gran aeropuerto en ser controlado por una torre de control remota Destacado

El London City Airport cambió silenciosamente a un centro de control de tráfico aéreo remoto y digital a principios de este año, siendo el primer gran aeropuerto internacional en hacerlo, y este viernes hizo pública la noticia.

El objetivo es mejorar la eficiencia y permitir una futura expansión sin problemas, ya que el mismo número de controladores puede atender un mayor número de movimientos de aviones gracias a la nueva tecnología que les proporciona más datos que antes.

Situado junto a los antiguos astilleros, a pocos kilómetros al este del distrito financiero de Canary Wharf, El London City es el más pequeño de los aeropuertos londinenses. Antes de la pandemia, daba servicio a 5 millones de pasajeros al año, la mayoría en viaje de negocios a destinos europeos como Frankfurt y Ámsterdam.

Ahora, los aviones despegan y aterrizan guiados por controladores aéreos que tienen su base a 90 millas (144 km) de distancia, en un bloque de oficinas en Swanwick, al suroeste de Londres, reseñó Reuters.

“El trabajo no ha cambiado. Sigue tratándose de que los ojos del controlador encuentren el avión y lo controlen visualmente. La diferencia es que usamos pantallas en lugar de ventanas”, dijo el controlador Lawrie McCurrach desde su nueva base.

El cambio al control aéreo a distancia ha “levantado algunas cejas”, dice Alison FitzGerald, directora de operaciones de London City, pero añade que hasta ahora ha funcionado sin problemas.

Los controladores dirigen el tráfico utilizando la información que les llega desde una torre de control de nueva construcción y mayor altura en el aeropuerto, equipada con 16 cámaras de alta definición y múltiples objetivos.

Las imágenes que producen viajan por múltiples enlaces de fibra de alta velocidad hasta el nuevo centro de control remoto, donde aparecen en 14 pantallas que, en conjunto, ofrecen una vista panorámica de la pista.

El sonido en directo del aeropuerto se transmite al nuevo centro de control para que los controladores sigan oyendo el rugido de los motores de los aviones y el impulso inverso del aterrizaje.

“Creemos que tenemos todos los riesgos bien cubiertos. Por ejemplo, la ciberseguridad está bien cubierta”, añadió Jonathan Astill, director de aeropuertos de los Servicios Nacionales de Tráfico Aéreo del Reino Unido.

Valora este artículo
(0 votos)