Imprimir esta página

Cerca de 80 peruanos se encuentran varados en el Sudeste Asiático por el COVID-19 Destacado

Cerca de 80 peruanos se encuentran varados en el Sudeste Asiático debido a la pandemia del coronavirus y sus opciones de repatriación son escasas debido a las restricciones de los vuelos internacionales y el cierre de fronteras en Perú.

“Malasia es un país lindo, pero creo que ya estuvo bueno” es la frase que encabeza la cuenta de Twitter del peruano Fernando Casanova, que se encontraba de vacaciones en el Sudeste Asiático cuando llegó a Malasia a finales de marzo en plena pandemia.

“Viajé de Filipinas a Malasia. En ese lapso de tiempo se lió todo, con la emergencia en todo el mundo. Mis planes eran quedarme diez días en Malasia y luego ir a Indonesia, pero me quedé atrapado aquí”, explica Casanova, de 31 años y originario de Lima.

El peruano, productor de conciertos y eventos, lleva unos dos meses varado en Kota Kinabalu, la capital del estado de Sabah, en el norte de la isla de Borneo, a la espera de poder regresar a Perú o incluso volar a Estados Unidos o Europa, donde tiene amigos y familiares.

“Compré dos vuelos a Estados Unidos, pero me los cancelaron”, señala Casanova, quien agrega que ahora es muy difícil volver a Perú, ya que este país ha cerrado sus fronteras ante el aumento de los casos del nuevo coronavirus.

“Mis planes van cambiando casi día a día porque la situación es muy cambiante”, afirma el turista, quien se mantiene en contacto regular con la Embajada de Perú en Kuala Lumpur.

Las autoridades peruanas han podido repatriar al menos a 60 de sus ciudadanos desde el sureste de Asia en vuelos humanitarios desde que estalló la pandemia, pero en este momento las conexiones son complicadas para llevar a casa al resto.

Fuentes diplomáticas peruanas indicaron que tienen constancia de unos 78 peruanos varados en varios países del Sudeste Asiático a los que están atendiendo a través de sus embajadas en la región como las de Bangkok, Kuala Lumpur y Yakarta.

En Tailandia, el nuevo coronavirus ha causado hasta el momento unos 3.000 contagios y 56 fallecimientos y en Malasia los casos detectados ascienden a 6.900 y los muertos a 113, al tiempo que Indonesia ha registrado 19.000 pacientes y 191 decesos.

Mientras que gran parte de los países de esta región están en la fase de desescalada de las medidas de restricción, Perú se encuentra en pleno auge de casos de COVID-19, con 94.000 contagios y casi 2.800 muertos.

Con este panorama, Casanova se ha resignado a la idea de pasar algunos meses, quizá hasta octubre próximo, en Malasia antes de poder volver a Perú.

En Europa tiene amigos y familiares que podrían acogerlo, pero aseguró que no encuentra vuelos por menos de 2.000 dólares y, además, por ahora las fronteras exteriores de la Unión Europea están cerradas para los viajeros no comunitarios por la pandemia.

De momento, Casanova se encuentra hospedado en un departamento por el que paga unos 25 dólares al día y, si controla los gastos, cree que puede aguantar unos meses.

“Lo más duro es la soledad, nunca he estado solo tanto tiempo”, confesó el peruano, quien agregó no obstante que ya han empezado a relajar las medidas de restricción en Malasia y se puede ver más movimiento en las calles.

En cualquier caso, lamentó que se ha quedado sin trabajo por el coronavirus y que las perspectivas a medio plazo no son buenas, ya que su profesión supone organizar eventos donde hay aglomeraciones de gente.

Fuente: EFE

Valora este artículo
(0 votos)