Peruanos varados pasan “cuarentena” en hotel de Miami tocando puertas que no abren Destacado

Las puertas se cerraron y ellos se quedaron afuera. Siguen tocando, pero aún no les abren. Son nuestros compatriotas varados. Están lejos, en “cuarentena” en un hotel de Miami, Estados Unidos. Su esperanza es que sus nombres aparezcan en la lista de un vuelo que les permita retornar a su casa.

Son jóvenes estudiantes. Fueron a trabajar en restaurantes y resorts como parte del programa Work and Travel en sus vacaciones de verano. También hay familias que viajaron para conocer Disney World, ir de compras y hacer turismo.

Este es el panorama general de peruanos en Florida. Todos se vieron sorprendidos por el cierre repentino de las fronteras peruanas, en vigencia desde el 17 de marzo, para evitar la propagación del coronavirus, que viene causando muertes y golpeando las economías más fuertes del mundo. En nuestro país hay cinco fallecidos y estamos en la etapa de contagio comunitario.

Hay 502 conciudadanos que están alojados en el hotel Holiday Inn, cerca del aeropuerto internacional de Miami, Florida y no pueden salir.

La cónsul general del Perú en Miami, Martha Lizárraga, explicó a Perú21 que son cinco diplomáticos los encargados de atender a todos los peruanos que están en el hotel y que, además, vienen gestionando algunas medicinas urgentes. Explicó que tienen un médico asignado para atenderlos y que hay dos galenos hospedados que de manera voluntaria están apoyando.

ESTUDIANTES

“Somos entre tres y cuatro personas por habitación. Algunos nos conocemos y otros son completamente desconocidos. Nos dan desayuno, almuerzo y cena. Todos fueron empadronados por el consulado de Miami, que está asumiendo los gastos”, cuenta la estudiante Isabel Vallarta, de 25 años.

Explica que en el hotel, además de estudiantes, hay ancianos, embarazadas, niños y que todos están impedidos de salir de la habitación. Solo una persona por cuarto puede ir por la comida.

“Solo uno puede ir al lobby para recoger los alimentos para los tres o cuatro que están en cada habitación, donde debemos comer”, explica la joven.

Ella llegó a trabajar en el verano en un resort de Nuevo México. Su contrato era hasta el 31 de marzo, pero debido a la baja afluencia de turistas por el coronavirus –que ha dejado 18 muertos y 1,227 casos en Florida–, la empresa le informó que solo requerirían sus servicios hasta el 15 de marzo.

Explicó que decidió ir al aeropuerto de Miami para tratar de adelantar su vuelo, pero no lo logró. Tuvo que dormir dos días ahí porque la situación en la ciudad es similar a la nuestra. No tenía dónde ir porque los hoteles y comercios están cerrados. Solo atienden supermercados y farmacias.

Desde el sábado comparte la habitación con otros tres estudiantes. Ellos también conversaron con este diario. Coinciden en que la situación es delicada, que suponen un riesgo de contagio, y por ello están dispuestos a esperar en el hotel su vuelo para retornar a Lima. Por el contrario, algunos compatriotas han decidido quedarse en casa de familiares y otros en el Aeropuerto Internacional de Miami, donde duermen en el piso y reciben comida del consulado.

“Cada persona tiene su propio punto de vista. Hay quienes están inconformes, pero nosotros estamos tranquilos con tener dónde alojarnos y comida. Estamos bien, pero de todas maneras queremos volver”, indicó uno de los huéspedes, que pidió el anonimato.

FONDO

El gobierno ha destinado 12 millones de soles para atender a los peruanos en el exterior, que se estima son 18 mil, dos mil de ellos universitarios del programa Work and Travel.

“Vine porque el programa es de intercambio cultural, nos permite conocer una realidad distinta. Para muchos ha sido nuestra primera experiencia de trabajo y la noticia nos cogió desprevenidos. No queremos quedamos aquí sin saber hasta cuándo”, dice uno de los compañeros de habitación de Isabel.

El presidente Martín Vizcarra, por su parte, indicó que se dará prioridad a estudiantes, así como a casos de fuerza mayor para el retorno de los connacionales, quienes deberán seguir todos los protocolos para evitar el contagio del COVID-19.

Estos establecen pasar por una evaluación médica y una cuarentena en un hotel de Lima. En el caso de que alguno diera positivo, irá a la Villa Panamericana, que tendrá en principio 900 camas para hospitalización.

“Estamos dispuestos a cumplir con las medidas de seguridad, pero quiero aclarar que no están saliendo vuelos humanitarios. Todos son privados y las aerolíneas han dado prioridad a sus clientes”, dice otra estudiante.

“Todos tenemos la necesidad de volver a nuestro país. Por favor, que empiecen a armar vuelos. También queremos retornar como sea, pagando o por ayuda humanitaria. Mi mamá está desesperada, tiene miedo de que me enferme acá y nunca me vuelva a ver”, afirma otra de las compatriotas varadas.

Ante el cierre del Aeropuerto Internacional Jorge Chávez, el domingo llegó al Grupo Aéreo N°8 de la Fuerza Aérea, en el Callao, un vuelo con 238 estudiantes provenientes de Miami. Se espera la salida de dos vuelos más en los próximos días.

La situación en Miami es un reflejo del drama que pasan los compatriotas en otros países como España, Italia, Brasil, República Dominica, Jamaica (donde no hay consulado). Todos quieren volver, ya lo han logrado unos 3 mil, pero aún hay miles que siguen tocando la puerta para que se les permita regresar. Si bien no podrán abrazar a los que aman por las normas de aislamiento, todos deberán contribuir a respetarlas para que puedan hacerlo lo antes posible y más fuerte que nunca.

Fuente: Perú 21

Valora este artículo
(0 votos)
© 2017 Infotur Perú. Todos los Derechos Reservados por GLOBALTEX PUBLICIDAD SAC

Solución web por Pumahostweb